Home Foros ELEInternacional Reflexiona I: cómo ser un buen profesor Respuesta a: Reflexiona I: cómo ser un buen profesor

#9877
AvatarIngrid Ehmann
Participante

A lo largo de mi vida he conocido a muchos profesores con diferentes personalidades y que utilizaban diferentes métodos. Algunos fueron muy especiales, entusiastas, atentos con sus alumnos… y a estos los recuerdo positivamente; otros estaban dentro de la media, no destacaban ni positiva ni negativamente, aunque eran buenos enseñando su materia no tenían algo “especial”, y también hay algunos profesores que recuerdo negativamente.

Una de ellas fue mi profesora en segundo grado de primaria. Yo solía ser muy participativa y estudiosa, por lo que sabía a menudo las respuestas a sus preguntas y levantaba la mano para contestar, pero con el tiempo ella comenzó a decirme que dejara a los otros alumnos responder, que ella ya sabía que yo conocía la respuesta, pero que “dejara que los otros aprendan” (a pesar de que generalmente nadie o solo 1-2 levantaban la mano para contestar).
Después de un tiempo dejé de participar y ya no levantaba la mano aún cuando sabía las respuestas. Creo que esta profesora tuvo un gran impacto (negativo) en mi personalidad, pues incluso hoy en día rara vez levanto la mano para contestar a una pregunta hecha a un grupo. Aunque sepa la respuesta prefiero dejar que otros respondan si la pregunta no va dirigida específicamente a mí.

El segundo profesor que recuerdo negativamente fue mi profesor durante dos años en la secundaria. Era famoso por ser “un genio” en su materia y por alguna razón todo el mundo lo admiraba. Es algo que nunca entendí, pues aunque pudiera ser muy inteligente y tener conocimiento de su materia, no considero que sea un buen profesor.
Sus explicaciones no eran claras y comprensibles o adecuadas para el nivel de los estudiantes. Yo nunca había necesitado clases de refuerzo antes, pero con este profesor sí tuve que tomar clases privadas porque no podía entender sus explicaciones. Lo mismo sucedía con los demás estudiantes, que casi nunca pasaban las pruebas en el primer intento (recién en el segundo o tercero, o ni siquiera entonces) y también iban a clases privadas con otros profesores.
Además, no solo no era bueno explicando, sino que también solía hacer bromas y burlas a los estudiantes. Por eso éstos tampoco tenían confianza para preguntarle si no entendían algo y el ambiente no era agradable en la clase. La experiencia con este profesor tuvo tanto impacto en mí que al poco tiempo dejó de agradarme su materia.

No creo que ninguno de éstos profesores enseñaba con emoción. En el caso de la primera, la excuso con que tal vez ella no se daba cuenta del impacto que tenían sus acciones porque en términos generales no era una mala profesora, solo que tal vez no supo cómo integrarme a un grupo que quizás tenía un nivel diferente al mío (yo era nueva en ese colegio y en ese país, así que seguramente había muchos factores que influyeron en mi experiencia ese primer año).

Creo que para evitar ser como estos profesores, en el caso de la primera, es importante tener en cuenta a todos los estudiantes, integrarlos de alguna manera, y que por ejemplo, si un estudiante sabe más que los otros, podemos darle tareas más adecuadas a su nivel. Igual que prestamos especial atención a los estudiantes de nivel más bajo, los de nivel más alto también necesitan nuestra ayuda para desarrollar su potencial y necesitan tener la posibilidad de participar en clase para que no se aburran ni se inhiban.
En el caso del segundo profesor, creo que además de tener conocimientos de la materia, es importante que un profesor tenga vocación, que sepa ser un buen profesor, adecuarse al nivel de sus estudiantes, explicar de forma que todos puedan entender, y por supuesto, nunca burlarse de ellos o hacer una broma teniendo a un estudiante como blanco para que todo el grupo se ría, pues esto genera un ambiente de desconfianza y desagrado, en el que los alumnos no solo no se animan a hacer preguntas, sino también se sienten incómodos y esto afecta su capacidad de aprendizaje.