Home Foros ELE online La afectividad en el aula de ELE Respuesta a: La afectividad en el aula de ELE

#6916
AvatarAndrea Deloi
Participante

Hola 🙂

Comento desde el curso de español online.

Al igual que han mencionado otros compañeros, considero que la empatía y la afectividad en clase son habilidades que se pueden entrenar con la experiencia (y espero que en este curso con formación específica) y que tienen un peso incalculable a la hora de observar los progresos que nuestros estudiantes muestran con el idioma, si bien es cierto que son ellos los que ponen el límite en el grado de confianza que se genera entre ellos y el profesor.

Para empezar, una de las estrategias que encuentro más útil es la de ponernos a su nivel, por ejemplo, preguntando alguna palabra en su idioma y haciendo ver que nosotros también tenemos dificultades y nos equivocamos. Creo que esta actitud desenfadada genera un ambiente distendido en el que paulatinamente pierden el miedo a hacer el ridículo (especialmente problemático cuando los estudiantes son adultos) lo que nos permite demostrarles que sus errores evidencian sus necesidades y que con nuestra guía pueden solventar estas dificultades. En relación con esto quiero sacar a colación la importancia de corregir los errores con inteligencia, buscando un equilibrio que evite que parezcamos demasiado laxos o por el contrario, tan intrusivos que provoquemos un miedo a participar.

Aunque con algunos es más complicado alcanzar este grado de implicación, sin duda pienso que no hay mejor manera de comenzar una clase que con preguntas informales sobre sus actividades porque ayudamos a generar una dinámica de clase más amena donde se sientan apreciados.
También de vital importancia es evidenciar que recordamos lo que nos cuentan. Esto es especialmente importante no sólo para ayudarnos en la personalización de las clases sino para hacerlos sentir escuchados. Permitirles traer sus experiencias a clase aumenta su confianza y su participación, es decir, los ayuda a implicarse en su propio proceso de aprendizaje. Cuando les demostramos que lo que dicen nos parece relevante generamos una complicidad que hace que nuestros estudiantes nos valoren como profesores y elijan quedarse con nosotros.