Home Foros Reflexiona II: cómo no debe ser un profesor Respuesta a: Reflexiona II: cómo no debe ser un profesor

#11161

Hola,
si he tenido algunos maestros que no fueron muy buenos, una de ellas fue mi maestra de ética en la secundaria, para empezar se la pasaba vendiendo dulces, llegaba siempre con su bolsa llena y hasta “nos pedía permiso” para ir a vender a otros salones, ni clase daba, sólo nos ponía a leer el texto del libro y sus expresiones verbales eran un poco vulgares, ella trataba de estar en “onda” pero algunas cosas de verdad no iban.

Tuve maestros, en específico de chino, que cuando teníamos duda (no todos, pero si varios) en ves de aclarar nuestra duda con una explicación clara solo nos decían, porque así es y ya, así se hace, o sólo nos decían que estaba mal, sin explicarnos porque, si no entendíamos rápido, o no entregaban bien una tarea, te iban ignorando, sólo ponían mayor atención a los que mejor o más rápido comprendían, afortunadamente de alguna forma iba bien y eso me ayudaba, pero si me parecía mal, que a otros compañeros se les tomara incluso por tontos, cuando era claro que no entendía, porque ni siquiera había una explicación clara desde el inicio.

también tuve una maestra de danza, era buena pero siempre estaba de mal humor, ahora que pongo atención en ello creo que era porque su vida tenia mucho problema y en cierta forma estaba frustrada y amargada (sin afán de ofender, pero es que conozco a esa maestra desde niña y su relación amorosa del momento era un secreto a voces pero no bien vista socialmente), siempre desquitaba su enojo cuando alguien no hacía las cosas bien o le costaba trabajo, lo regañaba mucho y nos hacia sentir mal. Era claro que comunicaba con emoción aunque negativa.

Como bien dice la lectura anterior, las emociones siempre están presentes, no podemos ocultarlas, y bueno somos humanos, pero creo que podemos aprender sobre inteligencia emocional para identificar que es lo que sentimos, los factores que lo generan, si podemos hacer algo para disminuir y/o controlar los detonantes en caso de emociones que afecten de manera negativa nuestros objetivos, tratar de establecer un balance, encontrar lo que nos motiva y crea emociones de bienestar, entre muchas cosas más que puedan apoyar a nuestro equilibrio emocional.

como maestros, también debemos ser muy inteligentes al identificar y no absorber las emociones negativas de otros, podemos tratar de detectar por qué se sienten/expresan así y tratar de llevarlos a un estado más relajado si es posible. De igual forma, antes de entrar a clase deberíamos verificar nuestras emociones, hacer lo posible por mantener una tranquilidad mental y dejar fuera del aula los problemas, no siempre es fácil, habrá situaciones que sean fuertes complicadas de ignorar pero a veces creo que también podríamos en casos extremos, hacerle saber al alumnado que no estamos bien por el momento. En algunas ocasiones, me tocó que una maestra vivió una situación fuerte con su familia, ella nos contó que no se sentía muy bien y que la disculpáramos si llamaban por teléfono, nosotros comprendimos la gravedad de la situación y recuerdo que esa ocasión todos tratamos de poner mayor atención y también a partir de ahí se generó cierta empatía con ella, lo que nos fortaleció como grupo y también creo influyó de manera positiva en nuestro aprendizaje.